Aquellas personas que realicen un deporte de alto nivel pueden beneficiarse de la optimización de su sistema visual, lo que redunda en un mayor rendimiento deportivo.  Recordemos que el ser humano es un animal visual que se posiciona en su entorno fundamentalmente gracias a la información visual y a través de ella controla su cuerpo. Cuanto más eficiente sea el proceso de captación de la estímulo (imagen) y de su procesamiento sensorial, más eficaces y rápidas serán las respuestas motoras correspondientes. En deportes en los que este proceso de rapidez de respuesta es importante, la mejora de rendimiento derivada del enrrenamiento visual puede ser apreciable.

 

Otros profesionales con importantes exigencias visuales en su trabajo (pilotos, cirujanos, personas que usen mucho el ordenador, etc.) también pueden mejorar su rendimiento y su comfort diarios a través de un programa de entrenamiento visual personalizado, consiguiendo mayor calidad con menor esfuerzo.