Las disfunciones acomodativas son problemas funcionales que afectan al sistema de acomodación, es decir, al sistema de enfoque de los ojos. Este sistema se compone fundamentalmente del cristalino y del procesos ciliares, una estructuras musculares que controlan la forma del cristalino. Éste es una lente situada entre la cámara anterior y la cámara posterior del ojo, y que tiene la función de cambiar la potencia óptica del ojo según las necesidades de enfoque del mismo. Este proceso se realiza normalmente de forma automática e inconsciente, si bien también se puede controlar de forma consciente. Hay muchos factores que pueden alterar el estado normal de la acomodación (estrés, fármacos, malos hábitos visuales, exceso de trabajo en cerca, etc.). Cuando se produce la disfunción, puede provocar síntomas muy incómodos que pueden llegar a disminuir notablemente la capacidad y el confort visuales e incluso provocar dolor de cabeza, mareos, etc.

Tipos de disfunciones acomodativas

Existen diferentes clasificaciones para las disfunciones acomodativas. Según la clasificación de Duane, que es la más aceptada, se pueden clasificar en:

  • Fatigas acomodativas debidas a errores refractivos.

La mayoría de los problemas infantiles acomodativos se deben a la falta de pequeñas correcciones ópticas.

  •  Clasificación de Duane:

o Insuficiencia acomodativa (IA): es una condición por la cual el paciente tiene dificultad para estimular la acomodación.

Los amblíopes presentan a menudo IA. Tienen una AA reducida y además un mal control de su acomodación. Síntomas: Muy similares a los de la presbicia. Suelen ir asociados al uso prolongado de los ojos en visión próxima.  Visión borrosa en cerca.  Dolores de cabeza.  Fatiga o cansancio ocular asociado a tareas en visión próxima.  Atención y concentración reducidas al leer.  Dificultad para pasar de lejos a cerca.

Subtipos: - Acomodación mal sostenida (AMS) - Parálisis de la acomodación - Acomodación desigual

En la parálisis de la acomodación el niño presenta una incapacidad total de producir acomodación. Se trata de una condición rara, asociada con una gran variedad de causas orgánicas (anomalías congénitas, infecciones, traumas, diabetes, etc.). Esta condición puede ser unilateral o bilateral. Si es unilateral se denomina acomodación desigual. Una causa típica de esta acomodación desigual es la presencia de ambliopía. o Exceso de acomodación (EA). Es una condición por la cual el paciente tiene dificultad o incapacidad para relajar la acomodación, especialmente tras estímulos continuos y sostenidos. En los casos leves aumenta el tono del músculo ciliar, pero en los casos más severos pueden alcanzar un espasmo muscular.

Síntomas: Visión borrosa en lejos variable o fluctuante y que empeora al final del día o después de excesivo trabajo en cerca. Revip corto (tendencia a acercarse mucho al leer/escribir). Astenopia en cerca. Dolor de cabeza tras trabajo visual en cerca sostenido. Dificultad para pasar de cerca a lejos. Son niños que pueden mejorar AV con lentes negativas, aunque a veces no llegan a AV: 1.00, puesto que las lentes negativas estimulan más la acomodación.

Subtipos: - Espasmo acomodativo: es un EA que se escapa del control del paciente. No es muy común, suele ser intermitente y empeora con el trabajo en cerca.

 

o Inflexibilidad de acomodación. Es una condición por la cual el paciente tiene dificultad para realizar cambios acomodativos. El tiempo que transcurre entre el estímulo acomodativo y la respuesta es más largo de lo normal. Por lo tanto, la amplitud es normal, pero la capacidad del niño para hacer uso de manera rápida y por largos periodos de esa amplitud es inadecuada.

Tratamiento

En primer lugar hay que intentar elminar o al menos minimizar la causa que provocó el problema. En paralelo, en muchos casos el tratamiento indicado es la terapia visual. Las lentes bifocales y otros tipo de lentes especiales pueden ser muy útiles en el tratamiento de este tipo de alteraciones.